Desde el 1 de Enero grava con el 0,38% las remesas recibidas
Brasil cae en la epidemia de impuestos a remesas
Desde el 1º de Enero, Brasil tasa las remesas de los emigrantes con un nuevo impuesto del 0,38%. Este
impuesto grava las remesas de forma indirecta, cuando se produce el cambio de moneda. Este impuesto,
llamado Imposto sobre Operações Financeiras (IOF), sustituye la anterior Contribuição Provisória sobre
Movimentação Financeira. De forma general, el nuevo impuesto grava cuatro tipos de operaciones
financieras: los créditos, seguros, títulos/ valores mobiliarios además del cambio de moneda. En este ámbito
están excluidos expresamente del pago los cambios de moneda realizados por inversores extranjeros. En
cambio, pagan 0,38% los cambios de moneda realizados para importación de servicios, los necesarios para
exportación de bienes y servicios así como “nas demais operações de câmbio”. Aunque el IOF no menciona
las remesas de los emigrantes, las autoridades del país han informado a los  pagadores de remesas
brasileños que están englobados en ese “demais”, cargando el 0,38% a todas las operaciones.  La
disposición carece de cláusulas que impidan al pagador repercutir este porcentaje sobre el cliente final, la
persona que recibe la remesa. Por ello, será el receptor quien pague el impuesto, lo que implicará un
encarecimiento del precio de enviar remesas.

Brasil es el segundo receptor de remesas en Iberoamérica con $7.300 millones en 2006 (México ocupa la
primera posición con 20.000 millones). El impacto de estos flujos es la economía brasileña es moderado,
representando el 1,1% de su notable PIB. Brasil es la principal economía de Sudamérica por lo que ejerce un
notable liderazgo en la región. Cabe pensar que su ejemplo pueda ser imitado por países vecinos.
El impuesto de Brasil llega solo
cuatro meses después de que Bolivia pusiera en vigor el suyo, en octubre de
2007. El país andino cobra el 1% de las remesas que llegan al país; desde enero ha modificado ligeramente
este impuesto cobrándolo solo los envíos de más de $1.000. No obstante, en las primeras semanas de 2008
las entidades bolivianas continuaban cobrando la tasa todos los envíos.  Otros países como Colombia tienen
un impuesto semejante vigente desde hace años, en su caso del 0,4%.

Todos estos países suscribieron el Compromiso de Montevideo sobre Migraciones y Desarrollo, junto a los
restantes miembros de la Comunidad Iberoamericana. Su punto 12 afirma que las remesas “responden al
derecho de todo ser humano de asistir de modo individual al sustento y bienestar de otras personas. Este
derecho debe ser reconocido y salvaguardado, al igual que el derecho de los destinatarios a recibirlas. Los
Estados deben abstenerse de promulgar disposiciones legislativas o adoptar medidas administrativas
coercitivas, que puedan obrar en detrimento de este derecho”. Asimismo, los países se comprometen a
“facilitar” los flujos de remesas, trabajando para reducir el precio de estos envíos. No obstante, los impuestos
encarecen las remesas mientras que es difícil sostener que no van en detrimento del derecho de los
emigrantes. Este texto forma parte de la Declaración de Montevideo suscrita en noviembre de 2006 con
ocasión de la Cumbre Iberoamericana celebrada en Uruguay.

Documentos:
Compromiso de Montevideo sobre Migraciones y Desarrollo (PDF, web Segib)
    Remesas
.org
Cooperación

Formación

Investigación
Inicio

Nosotros

Contacto