Media de urgencia en vigor desde el 17 de septiembre de 2011
Italia decreta un impuesto del 2% a las remesas
El Gobierno italiano ha decretado de forma urgente un impuesto a todas las remesas emitidas hacia países
ajenos a la Unión Europea. El impuesto tendrá un tipo del 2%, con un coste mínimo fijo de 3€, siempre que el
porcentaje no supere esa cifra. El impuesto se aplicará a todas las operaciones de transferencia de dinero al
extranjero, ya sean realizadas por medio de empresas remesadoras o entidades financieras.
Existen dos exenciones a este impuesto. Por un lado quedarán exentas de este impuesto las transferencias
efectuadas por “sujetos que tengan la matrícula INPS y el código fiscal”, lo que equivale a demostrar que
están al corriente de todas sus obligaciones fiscales y con la Seguridad Social. Por otro lado, también
quedan exentas de este impuesto las remesas enviadas a países miembros de la UE. No obstante, entre los
quince primeros destinos de las remesas de Italia solo hay un país de la UE, Rumanía.


    Con esta medida, Italia se convierte en el primer
    país del mundo que grava el envío de remesas.
    Hasta ahora tan solo existían antecedentes de
    países que habían creado impuestos a la recepción
    de remesas. Este fue el caso de algunos países de
    Iberoamérica, como Colombia, dónde se grava la
    recepción de remesas con un 0,4%.
    Esto implica que el impuesto italiano multiplica por
    cinco el tipo vigente en Colombia. Por ello, el
    impuesto italiano tiene un potencial recaudatorio
    elevado. Para la remesa promedio, cuyo montante
    es de 300€, el impuesto supondría 6€. Una
    cantidad relevante para la economía de los
    emigrantes que, en pura teoría fiscal, reaccionarán
    reduciendo sus envíos. La posibilidad de esto
    ocurra se incrementa debido al carácter regresivo
    del impuesto, ya que tiene una cuota mínima de 3€.
    Esto hace que el tipo real del impuesto supere el
    2% para las remesas de importe inferior a 150€.
    Estas remesas de menor cuantía son enviadas
    precisamente por los emigrantes más precarios,
    cuyos salarios no les permiten realizar envios de
    mayor cuantía.

  Italia se había comprometido, junto con todos los demás países miembros de la UE, a proteger y fomentar
las remesas considerando su impacto en el desarrollo de los países receptores. Italia fue más allá y en 2009
propuso en la Cumbre del G-8 celebrada en L’Aquila el objetivo 5x5: reducir el precio de las remesas en un
5% a lo largo de los próximos 5 años. Para lograr ese objetivo había creado un ambicioso programa de
trabajo implicando en él a organismos internacionales como el Banco Mundial.
    Remesas
.org
Cooperación

Formación

Investigación
Inicio

Nosotros

Contacto